(17-jul-2017) El martes 23 de abril de 1918 se celebró la proclamación de la Virgen de Itatí como Patrona y Protectora de Corrientes.

Pregunta del obispo Niella en el atrio del antiguo santuario de Itatí, a los peregrinos allí presentes:

¿Juran reconocer a la Pura y Limpia Concepción de Nuestra Señora de Itatí como Patrona y Protectora de la Diócesis?

Respuesta de todos:

Sí, juramos.

Proclama solemne del obispo:

En el nombre de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, y en virtud de la facultad pontificia que me han otorgado, proclamo a la Pura y Limpia Concepción de Nuestra Señora de Itatí, Patrona y Protectora de la Diócesis.

La crónica del día registra, por un lado, la participación de más de seis mil peregrinos, y la presencia de las imágenes de Sanluisito y de Santa Ana; y, por otro, la bendición del nuevo camarín.

La celebración, y su significado, había sido anunciada por medio de la carta pastoral que el obispo Niella firmara el 12 de enero de ese año 1918.

Con la Proclamación la Virgen de Itatí, además de Reina, recibe para siempre los títulos de Patrona y Protectora.

Que el centenario del patronazgo incentive en nosotros la confianza en la maternal intercesión y protección de María de Itatí en nuestro caminar como familia diocesana.  

Renovemos el juramento, con gozo y alegría; de tal modo que -imitando sus virtudes- nos dejemos guiar por María de Itatí al encuentro de Jesús.

Al pie de la Cruz de los Milagros con María de Itatí